GTTC

Grupo por la Defensa del Territorio de la Tierra y el Territorio en Córdoba

Nosotros decimos que Córdoba ha sido el departamento más golpeado por la violencia y donde los grupos y actores armados han despojado a indígenas y campesinos de las zonas rurales. En un momento, sin pensar, nos encontramos unos pequeños líderes luchando por el mismo sueño: que se constituyera y legalizara un territorio, que se nos reconociera una identidad cultural, que la recuperación de tierras se hiciera efectiva. Nos encontramos en este camino, no fue fácil al principio porque sucedió en un momento duro, en los años 2009 y 2010, cuando se estaba refortaleciendo la presencia que había quedado de las AUC, fue una pelea de frente contra estos grupos armados.

Lo que hicimos fue unirnos con un solo propósito: que el gobierno nos resolviera la necesidad de tierra que teníamos, indígenas o no indígenas.

Logramos entendernos en esta lucha y desde ese entonces llevamos más de siete años trabajando colectivamente.

Contar con la tierra suficiente para nuestras familias.

Solucionar los problemas de informalidad de la tenencia de la tierra en las comunidades que así lo requieran.

Planificación del uso del suelo y de los recursos naturales desde las comunidades y sus necesidades.

El Estado tiene la obligación de respetar y garantizar nuestro derecho a tener una tierra y una vida digna.

Apostamos por un territorio cuidado y protegido para vivir bien.

Por lo tanto, es necesario:

  • Que se distribuya tierra suficiente por parte del Estado a las familias campesinas e indígenas, que no la tienen a través de títulos individuales y colectivos.
  • Que se formalicen las tierras que tienen problemas de legalización de los títulos y que podamos garantizar la permanencia en el territorio a través de su buen uso con prácticas agroecológicas.
  • Que seamos consultados de todos los proyectos y acciones que afecten nuestra permanencia en el territorio.
  • Que se nos proteja de la actuación y control que ejercen los grupos armados.

La sostenibilidad del territorio depende de la gestión que se haga del agua:

Por lo tanto, es necesario:

  • Que en las comunidades, de acuerdo con las particularidades de cada una, se cuente con acueductos comunitarios, plantas de tratamiento de agua para su potabilización y redes de alcantarillado.
  • Que se garantice un mínimo vital de acceso al agua para todas las familias de nuestras comunidades.
  • Que se establezcan sistemas de riego para garantizar nuestra permanencia en el territorio a través de lo que sabemos hacer: cultivar.
  • Que se recuperen todas las fuentes hídricas a través de la reforestación con árboles nativos en las riberas de los ríos.
  • Que se detengan los proyectos de hidroeléctricas, monocultivos, perforación y extracción petrolera y/o minera.
  • Que se realice un diagnóstico de los impactos y se detenga el acaparamiento del agua que hacen actores privados.
  • Que se cree e implemente un Plan de Manejo Ambiental para la recuperación y conservación del agua.
  • Que se reconozca y garantice la protección a las organizaciones, líderes y lideresas como defensores del agua y demás bienes comunes de la naturaleza.

Los agroecosistemas integran la vida familiar, la organización comunitaria, la cultura, la economía y la relación con la naturaleza.

Para el GTTC mantener la unidad familiar, la organización comunitaria, la economía y la relación con la naturaleza son indispensables para recuperar la capacidad productiva del suelo.

La recuperación de la capacidad productiva del suelo requiere fortalecernos organizativamente y pensar en la alimentación adecuada de nuestras familias.

Por lo tanto, es necesario:

  • Que se proteja nuestro conocimiento tradicional, nuestras semillas y prácticas.
  • Que los proyectos productivos que lleguen al territorio se consulten con las comunidades.
  • Que se integre en las actividades productivas la protección de los ecosistemas.
  • Que existan proyectos y apoyos específicos para mujeres y jóvenes.
  • Que todos los proyectos para combatir el cambio climático se basen en fortalecer nuestra producción propia agroecológica.

Es necesario contar con adecuada infraestructura para integrar el campo y la ciudad y acceder a servicios que no se encuentran en nuestras comunidades.

Por lo tanto, es necesario:

  • Que se construyan y rehabiliten las vías terciarias y que se defina un sistema integrado con vías fluviales que sea acorde con el medio ambiente.
  • Que se construyan los puentes necesarios para atravesar los cuerpos de agua en nuestras comunidades.
  • Que se establezcan sistemas de transporte adecuados, seguros y cómodos desde nuestras comunidades.
  • Que se mejore la infraestructura para la comunicación telefónica y se tenga acceso a internet en todas las comunidades.
  • Que se mejore la construcción de escuelas, puestos de salud, parques y viviendas, garantizando saneamiento básico para una vida digna.
  • Que, a través de la formación en formulación de proyectos, se fortalezca la capacidad de gestión de las comunidades ante las autoridades locales y departamentales.
  • Que se garantice que los grupos armados no controlen las vías ni los territorios.
  • Que las zonas en las que se movilizan cotidianamente las mujeres y niñas tengan suficiente iluminación.

Procesos educativos adecuados a las necesidades del territorio y a los de las personas y comunidades que lo habitamos.

La educación debe permitir desarrollar las potencialidades de los jóvenes, para proyectarse profesionalmente y prepararlos para permanecer en el territorio.

La educación debe recuperar nuestros conocimientos tradicionales y debe tener como objetivo la permanencia en el territorio.

Por lo tanto, es necesario:

  • Que exista una infraestructura educativa con la dotación suficiente para las y los estudiantes, con acceso a tecnologías de la información y la comunicación.
  • Que se implementen programas educativos agropecuarios.
  • Que se generen oportunidades de acceso a educación superior pública cerca a las comunidades para todos y todas.
  • Que los programas de nutrición escolar se implementen durante todo el periodo escolar y los alimentos que se suministren sean saludables, nutritivos y que se correspondan con nuestra cultura.

Tener garantía del derecho a la salud es fundamental para disfrutar de una vida digna.

Por lo tanto, es necesario:

  • Que en todas nuestras comunidades exista acceso a los servicios de salud con una atención oportuna y eficiente, con infraestructura adecuada, dotación y personal idóneo.
  • Que exista equilibrio entre la salud pública, la prestación de los servicios de salud y nuestras prácticas tradicionales propias.
  • Que la prestación de servicios de salud tenga enfoque comunitario, familiar e individual. Además, deben desarrollarse plenamente los enfoques de género, generacional, y étnico en la implementación de la política pública.
  • Que exista afiliación completa de todas las personas de nuestras comunidades al sistema de salud.
  • Que existan programas de salud sicosocial, con énfasis en las personas y familias víctimas del conflicto armado, que se desarrollen en nuestros territorios.
  • Que se desarrolle, con nuestra participación, un diagnóstico de la situación de garantía del derecho a la salud en nuestras comunidades.
  • Que se incluyan personas de nuestras comunidades en programas de formación sobre salud, para que sean contratadas por las entidades públicas.
  • Que se eliminen las prácticas corruptas en el sistema de salud.
  • Que existan estrategias de articulación con enfoque diferencial entre las instituciones educativas y el sistema de salud.

El GTTC tiene el hecho de que se unifiquen todos los territorios cordobeses en vía de un solo fin es un gran aporte para poder caminar hacia unos mismos ideales: luchar por nuestra madre tierra.

Aliados

About

Menú